sábado, 23 de septiembre de 2017

Respirando con Dios

La noche es gélida y oscura. El frío invita a recogerse antes. El silencio reina a esta hora, el frenesí del día queda muy lejos y el corazón se abre a la calma y al sosiego. Es un clima adecuado para entrar en oración, deslizándose por las entrañas de Dios. 

Entrar en su órbita es abandonarse. La jornada terminó y viene un tiempo largo y denso para volver a la raíz más genuina de la existencia, la fuente que da sentido a lo que eres y haces, la que ensancha el horizonte de tus esperanzas. Un deseo ardiente sale de mi corazón: llegar a la cita a la que él me ha convocado sin demora y allí, desde el silencio más absoluto, iniciar un diálogo que es más que palabras. 

El silencio hace más intensos estos momentos de encuentro trascendido, en la soledad más soledosa. Todo se detiene y sólo él, Dios, resuena en mi alma con fuerza. Una energía divina me envuelve. El Dios sin rostro y callado se vuelve más cercano, está dentro, tan dentro de mí que se hace uno conmigo. Y yo soy uno con él, y esa invisibilidad se vuelve visible en mí. Los dos latimos con un solo corazón, y él se hace tan humano que casi puedo tocarlo. Mis movimientos son los suyos, su silencio es el mío. 

Siento que mi alma se eleva y pasamos un largo rato, cara a cara, sin decirnos nada. El encuentro se hace más denso, como si fuera descubriendo el lenguaje de su presencia, discreta pero a la vez envolvente como si una mano cálida y amorosa me tomara y me subiera más allá y, una vez en su corazón, lo viera palpitante. Cada respiración es un acto de amor.

En ese momento vivo un gozo incesante, un derroche de amor inconmensurable. Él no puede dejar de amar. No es un verbo, es un sustantivo: el Amor es su nombre. Sobrecogido, me dejo mecer en su regazo. Rezar es estar con él, fundirme con él y dejar que él me quiera, acurrucado como un niño en brazos de su padre. Rezar es que su brisa acaricie mi rostro y su calor sea dulce bálsamo. 

Pasa el tiempo sin pasar. Con él no hay prisa, el reloj se detiene, pero no el corazón. Su aliento es música a mis oídos. Tan lejos en la distancia y tan cerca porque lo tengo dentro; tan silencioso y tan expresivo.

Hay más belleza en este encuentro que en un amanecer o en una noche estrellada. Fuego y suavidad, pasión y dulzura se unen. En esta fase de la oración siento que estoy pisando el cielo. Mi corazón late, se ensancha, vibra en sintonía con él. La comunión se hace más intensa; el silencio se vuelve sonoro en una hermosa melodía. Las palabras no salen de mí, no quiero romper ese momento álgido. Siento que le pertenezco: mi cuerpo, mi vida, todo es suyo. Su aliento hace posible mi existencia. Sólo cuando entro en oración con él me doy cuenta de que su mano se convierte en una peana que me sostiene con dulzura infinita. 

Soy porque él me regala la vida. Cada día, con sus 24 horas. Delante de él me expando como si estuviera fuera del tiempo, pero a la vez sigo aquí. Saboreo las delicias de sus manjares en este momento de intimidad personal. Cada vez que me adentro más en él mi corazón estalla y siento un oleaje lleno de gracia. Mi finitud se junta con su infinitud, como el mar con el horizonte. Sumergido en su infinitud, por un lado me siento desbordado y, por otro, deseo otear la cumbre de su corazón. Me siento como escalando el pico de una montaña. Estoy rozando la inmensidad de su ser. La claridad de su luz hace que esta noche que me rodea ya sea día, y que el frío se convierta en brisa cálida de primavera. Como en una atalaya en medio de la inmensidad de la naturaleza todo lo veo pequeño y grande a la vez; por un lado, me siento insignificante, pero por otro lado me siento formando parte de él, como si lo finito dejara de tener límites.

Saboreo la infinitud en mí mismo como si Dios me sacara del tiempo y del espacio, más allá de la materia y la energía, en un salto cuántico que me hace sentir y oler el perfume de la divinidad. Aspiro la fragancia de la eternidad.

Tras un tiempo en oración y calma sostenida, voy haciendo el camino de vuelta hacia mí mismo, hacia mi realidad humana, aquí y ahora. Noto la resistencia del retroceso, como si hubiera un desgaste al cruzar la atmósfera y ubicarme de nuevo en mis coordenadas. Aterrizo con la sensación de que he viajado por un agujero negro en medio del espacio. Pero en realidad la oración no es otra cosa que viajar hacia las constelaciones divinas, donde Dios no es materia inerte ni el conjunto de todo el espacio. Es más bien un enorme corazón, más grande que todo el universo con sus galaxias. Sus destellos son chispas de amor que iluminan el cosmos. Lo milagroso es que ese viaje se realiza sin moverse de lugar. Basta deslizarse hacia tu amado en un viaje infinito y corto a la vez, porque Dios no sólo está en las alturas, sino a tu lado, y en lo más interior de ti mismo.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Armonizar cuerpo y mente


El estrés mental, una pandemia


El fenómeno del estrés mental es cada vez más acuciante. Terapeutas y psicólogos ven cómo acuden a sus consultas pacientes aquejados por este problema que está llegando a considerarse una pandemia social. ¿Es realmente una patología? ¿Dónde se sostiene? ¿Cómo se genera y qué soluciones hay?

La verdad es que esta situación es preocupante, porque somete a la persona que la padece a un largo viacrucis lleno de sufrimiento, empujándola a situaciones límite y generándole enfermedades que pueden poner en riesgo su vida y, en casos extremos, la pueden llevar a la muerte.

Podríamos definir el estrés mental como la incapacidad de la persona de controlar su mente. Cada vez más, en los entornos laborales, encontramos personas que no pueden desconectar del trabajo y relajarse. Poco a poco se van distanciando de sí mismas, de su propia realidad social y emocional, olvidando incluso su propio cuerpo. Cuántas veces asistimos a conferencias de grandes eruditos con una cabeza brillante y bien amueblada, aparentemente, pero más tarde nos enteramos de que sufren graves problemas cardiovasculares, hipertensión, trastornos digestivos, colesterol o azúcar en sangre… o peor aún, un mal carácter capaz de amargar su existencia y la de las personas que los rodean. Cuando salen de su entorno académico o de su zona de confort, parecen otros.

Estas personas han cuidado mucho de su intelecto, necesario para su crecimiento profesional, pero han olvidado armonizar la mente con el cuerpo. He tenido grandes profesores, genios intelectuales con un brillo especial, que exponían sus tesis con pasión, investigaban e impartían clases haciendo alarde de una inteligencia prodigiosa. Los alumnos quedábamos deslumbrados y entusiasmados por su elocuencia y vibrábamos ante su cúmulo de conocimientos, que nos ofrecían un auténtico viaje por el saber. Años más tarde, me he enterado que a uno le dio un infarto, a otro un ictus, a otro se le manifestó un cáncer o una demencia senil… La enfermedad y los problemas neurológicos los han retirado de su brillante escenario y viven sus últimos años postrados en la depresión.

La tiranía de la mente


¿Qué ha ocurrido con estas mentes extraordinarias? A ellos, como a muchos otros, les ha ocurrido que la presión educativa los ha hecho ser quienes son. Ante la familia, los amigos, el entorno y la sociedad, tenían que ser alguien, saber mucho y hacerse un hueco en el mundo intelectual y académico. Temían la mediocridad intelectual. Lucharon y sacrificaron mucho tiempo y recursos para llegar donde llegaron. No querían quedarse al margen ni defraudar a los familiares que habían puesto expectativas muy altas en ellos. Llevaron al límite su autoexigencia, disparando un mecanismo de hiperactividad mental. El deseo de agradar y llegar más lejos los espoleaba.

Pero cuando esta carrera no tiene límites, uno llega a olvidarse de sí mismo y, lentamente, sin que se dé cuenta, empieza a perder su propia identidad. Será lo que otros quieran que sea y hará lo que los otros quieren que haga. Ha empezado su caída hacia el abismo. Y habrá acostumbrado tanto a la mente a trabajar sin detenerse que se convertirá en un tren sin freno.

Quieres y no puedes. Tu mente se convierte en la gran tirana de tu vida. En los medios de comunicación, este verano, los periodistas comentaban que cada vez es más alto el número de personas que no pueden desconectar de su trabajo. La gente no puede alejarse mentalmente de su entorno laboral y profesional. El estrés se da en ámbitos muy diferentes y en cada uno de ellos se manifiesta de forma distinta. También se da en el mundo religioso y político. 

Sus causas son diversas: puede tener su origen en motivos sociales, educativos, familiares o intelectuales. ¿Dónde encontrar respuestas?

Patrones impuestos


En el ámbito familiar, es importante aceptar al niño tal como es, y estimularlo a ser lo que él quiera. Una excesiva presión y la imposición de ciertos patrones puede llevarle a reprimir sus propias emociones y hasta su identidad, doblegándolo para hacer lo que complazca a sus padres. Se han de potenciar los talentos de cada niño y buscar la manera de darles cauce, aunque esto se aleje de los criterios familiares. Cada ser es único e irrepetible, y los adultos no tienen derecho a reproducir sus vidas y las de sus ancestros, como si quisieran clonarse en sus hijos. Cada cual es libre y como tal tiene que realizarse en la búsqueda de su propósito vital. Todos estamos llamados a ejercer nuestra vocación sin hipotecas de ninguna clase. En esto radica la felicidad del hombre.

Otras veces es el entorno social el que imprime su huella en los niños y quiere modelar un tipo de persona que acepte los dogmas de una educación ideologizada y arbitraria, al servicio de un cierto orden político. Una vez el adolescente empieza a descubrir su ser más profundo, también tiene que liberarse de los cánones sociales y educativos para no ser manipulado. Es a esta edad cuando la política quiere meterse en la vida de los jóvenes, empleando palabras talismán que los seduzcan.

Esfuerzo, sacrificio, valentía y tenacidad. La carrera por agradar a los tuyos y ser el mejor de todos debe continuar a cualquier precio. Hasta que el cuerpo ya no sigue a la mente y poco a poco va enfermando, somatizando su malestar. Así empiezan a surgir las enfermedades crónicas y aparentemente inexplicables en diferentes órganos del cuerpo. Extenuado, uno llega al límite de sus fuerzas, sin energía, enfermo, abatido y sin un horizonte claro. El cuerpo ha dicho no a la mente. No a ser Superman, no a la egolatría, no a sentirse semidiós. No a complacer a todos. No a negar la propia identidad.

El camino de retorno


Será entonces cuando se inicie un largo camino de retorno hacia el lugar que nunca teníamos que haber dejado: el ser íntimo. Pero este camino no se recorre sin un largo sufrimiento.

El reto es armonizar la mente con el cuerpo, abrazar la corporeidad, nuestros límites; descubrir la belleza del cuerpo, espacio sagrado donde se sostiene el alma. El desafío es reconciliar el intelecto con las emociones, el placer de una vida entregada y la alegría de aceptar nuestra frágil realidad. Somos mortales. El cuerpo nos enseña que tenemos que cuidarnos. Este maniqueísmo filosófico y moral que ignora las necesidades vitales debe ser superado con una visión más teológica e integradora. La auténtica visión cristiana asume la corporeidad como un elemento vital.

El cuerpo no está reñido con el alma y con la mente. Educar no es esculpir al otro en función de lo que se cree correcto, a base de golpes y ajustándolo a unos patrones ideales. Educar es dejar florecer al otro tal como es, no como queremos que sea. Sólo así la persona sacará lo mejor que tiene dentro, comprometiéndose con la sociedad. Cuando uno descubre quién es podrá iniciar el gran proyecto vocacional de su vida: abrirse y crecer con los demás.

domingo, 27 de agosto de 2017

Viajar, huida o encuentro

He tenido la oportunidad de viajar a mi pueblo natal, Montemolín. A lo largo del trayecto desde Barcelona, me he topado con mucha gente que también viajaba hacia el sur. Parando en diferentes estaciones de servicio, he podido observar la inmensa cantidad de gente que se desplaza, haciendo altos para tomar algo y estirar las piernas. Hasta aquí todo parece normal.

Viajar es mantener la mente abierta y aprender e integrar nuevas experiencias. Viajar es abrirse a lo nuevo de cada día, descubrir un paisaje o saborear el arte. Es conocer las peculiaridades de la gente, su cultura, su lengua, sus logros y su historia. Sobre todo, ese motor emprendedor que hace que los pueblos sean lo que son.

Pero, observando las riadas de viajeros, su forma de comer, de hablar, de moverse, me pregunto si viajar, para muchos, no se reducirá a ir un lugar a otro, deseando llegar a una estación de servicio para calmar la voracidad del hambre. Mirando con detenimiento a las personas que viajan en grupo veo que sus ojos no brillan y sus rostros no sonríen. ¿Van a llenar un vacío? ¿Es el viaje una huida porque toca ir de vacaciones? ¿Viajan porque les apetece? ¿Realmente servirá este viaje para fortalecer los vínculos entre ellos, para aprender y admirar al otro, para cultivar con más profundidad el sentido de sus vidas y las motivaciones que los impulsan? ¿Van a escapar de la rutina o a vivir con más intensidad sus relaciones humanas? ¿Van a ocupar su tiempo o van a saborear cada momento, convertidos en viajeros de la vida? ¿Van a recorrer kilómetros, arrastrando su matrimonio, su familia, el lastre de su hogar? ¿O serán capaces de convertir ese tiempo en un encuentro lúdico y una experiencia luminosa que los ayude a desplegarse ante el otro, para conocer juntos la realidad en la que viven? ¿Viajan con el corazón abierto, dispuesto a descubrir las maravillas de la naturaleza y de la creación humana, con un deseo bello y profundo por saber y conocer más? ¿Van dispuestos a empaparse de la esencia de esos lugares por donde van a pasar?

Viajar es bueno y necesario para crecer. Siempre que se sueñe junto con el otro, el viaje es una aventura por compartir. Pero cuando el viaje se convierte en una vía para escapar de uno mismo se hará insoportable y los otros serán un peso y un motivo constante de molestias y desazón.

¿A dónde vamos cuando viajamos? Ya no se trata de ver a dónde vamos ni con quién, sino de ver cómo estamos nosotros mismos.

Cuántas almas aplastadas ignoran a dónde van. No tienen claro el rumbo de su vida y van dando vueltas y vueltas, porque su brújula está orientada hacia sí mismos. Puertas afuera se producen peleas, agresiones o largos mutismos que convierten el viaje en una pesadilla.

Un viaje ha de servir para enriquecer el diálogo y estar atento y obsequioso a los demás, aprendiendo y compartiendo con ellos su riqueza humana. Esto constituye la esencia de las relaciones.

Un viaje es una gran oportunidad para vigorizar el alma, levantarse cada día y disponerse a encontrar nuevas razones para seguir juntos en la barca de la existencia.

domingo, 20 de agosto de 2017

Sonriendo hacia el cielo

En memoria de Enriqueta Roca, fallecida el 17 de agosto de 2017.

Cordial, amable, servicial. Así la percibí cuando llegué a mi nueva parroquia de San Félix, hace 7 años. Fiel a su parroquia desde hace mucho tiempo, siempre mantuvo un trato exquisito con todos. Para ella esta era su otra gran familia.

Cuando celebrábamos algún acontecimiento parroquial, siempre estaba dispuesta a ofrecerse. Buena cocinera, cuántas veces nos deleitó con su deliciosa repostería, que aportaba generosamente en los encuentros que se organizaban.

Su sonrisa, su mirada limpia y su talante le hacían fácil conectar con los demás y crear un ambiente agradable a su alrededor, tanto con su tono amable de voz como con la música del piano. Como organista fue generosa y entregada, amenizando las liturgias dominicales y las celebraciones, con un deseo de servir a la comunidad. Hasta en los momentos más difíciles de convivencia entre grupos y personas siempre se mantuvo prudente y discreta, facilitando una buena relación entre todos. Sabía estar con elegancia, sin caer en la hipocresía. No perdió este saber estar ni en los momentos en que su enfermedad se fue manifestando con leves indicios.

En verano le gustaba ir al mar. Nadaba y se expandía en el agua. Sentía que el mar la abrazaba y se adentraba lejos de la playa, sin miedo, dejando mecer su frágil cuerpo y jugando con las olas. Había una enorme complicidad entre ella y el mar. Esto me hace pensar que siempre fue una gran luchadora y nada la acobardó.

Cuando era joven fue emprendedora y creativa, capaz de volcarse en nuevos proyectos. Amaba su trabajo y su vida, sabía vender porque era una gran comunicadora y creía en lo que hacía. Fue todo un ejemplo de tenacidad. Nunca se achicó, siempre miraba al frente, sin rendirse ante las dificultades. Supo dar lo mejor que tenía con el hermoso deseo de servir a los demás y llevar adelante a su familia.
Enriqueta murió en el ocaso del día 17 de agosto, un día muy caluroso. Vivió con la máxima intensidad, hasta sacar el mejor jugo a la vida.

Esta tarde, viendo sus restos mortales, me ha impresionado la delicada sonrisa en su rostro. Parecía seguir viva, con sus manos cruzadas, vestida como una señora, con el traje rosa que pensaba estrenar para ir a la boda de su nieta. Pienso que murió como vivió, con exquisita elegancia, sonriendo. Tal como era ella.

Viéndola en mi mente se amontonaron muchos recuerdos: tanta generosidad, tanta entrega. Ni siquiera la muerte pudo apagar su luz.  En el féretro yacía una anciana bella hasta en el momento de su adiós definitivo. Su alma ya estaba preparada para la última aventura: surcar los cielos con elegancia, con delicadeza, para sus nupcias con Dios en la eternidad, como la esposa que espera el deleite de su amado.

Emocionado, recé a Dios para que le abriera las puertas del cielo de par en par. Fui testigo hasta el último momento de su bondad. Siempre que le daba la eucaristía, en las misas dominicales, ella sonreía con suavidad y recibía el sacramento con profunda unción.

He sentido mucho su pérdida, como persona y como miembro de nuestra comunidad. Pero sé que ella formará parte de este grupo de feligreses que nos han precedido y tengo la total certeza de que, desde el cielo, seguirá velando por su querida parroquia, a la que tanto tiempo dedicó.

Desde el cielo seguirá sonriendo, ella que descubrió que con sus labios podía penetrar el corazón de muchos y convertirse en dulce bálsamo para los que sufrían.

Enriqueta, ayúdanos a descubrir el tesoro de la sonrisa, que puede cambiar el rumbo de una vida y de una sociedad. Sólo la sonrisa bondadosa puede disolver el dolor más profundo y convertir un día oscuro en un bello amanecer; un corazón duro como una piedra en un vergel; una angustia en un gozo pleno. Enriqueta, enséñanos a sonreír. Gracias por ese leve gesto, que puede cambiar vidas. Gracias. 

Joaquín Iglesias
18 agosto 2017

sábado, 29 de julio de 2017

Un cántico envolvente

He pasado unos días de descanso en el Molí de Tartareu, en la comarca de la Noguera, en Lérida. Está en medio de un hermoso valle entre robles, encinas y bosque mediterráneo, bañado por el río Farfanya, que atraviesa aquella zona hasta Balaguer. El clima es rabiosamente seco y tórrido en verano, y el sol cae implacable sobre las lomas y las sierras, cubiertas de matorrales, tomillo y romero. En las cimas y laderas el paisaje es árido, pero junto a los ríos y fuentes adquiere un exuberante verdor bajo la sombra de los chopos, que se yerguen a más de treinta metros de altura. Entre la espesura, se oye el rumor del agua fresca y se siente la humedad del aire. Es fascinante contemplar cómo la vida palpita en estos parajes agrestes. Vivir en el campo, además, permite seguir los ritmos del día y sus cambios, desde el amanecer, cuando el sol naciente da fuerza y color al día con sus generosos rayos, hasta el anochecer, cuando la bóveda del cielo se convierte en un lienzo plateado. De noche, en la oscuridad, se puede disfrutar del estallido de miles de estrellas que salpican el cielo. Del frescor de la mañana se pasa al aire caliente del mediodía y a la brisa suave de la noche; la naturaleza se despliega con todo su esplendor invitando a conocerla.

Cada mañana, al amanecer, salgo a pasear. Me despierta el trinar de las golondrinas, que salen de sus nidos para alimentar a sus crías. Una sensación de bienestar me invade mientras camino a primera hora del día por silenciosos senderos. El sol sale como una perla tras los cerros, y poco a poco su luz baña los campos de trigo y centeno, ya segados, que contrastan su color oro con el azul del cielo. Todo despierta y la naturaleza inicia su gran sinfonía y su danza. El arroyo canta, los pájaros trinan y las golondrinas dibujan lazos en el cielo. Las hojas de los árboles dan la bienvenida al primer viento matinal con sus murmullos. No se oye ruido humano ni de máquinas. Tan sólo las voces de la naturaleza, armoniosas, que no estorban el silencio de aquellos parajes.

Me siento como san Francisco, envuelto de belleza, y mi silencio se convierte en otro canto a las criaturas, rebosante de gratitud. Mi corazón canta y me siento uno con la creación.

A lo largo del día camino durante varias horas, hermanándome con la naturaleza, moviéndome con ella, cantando con ella. La naturaleza es un libro que me habla de Dios. Toda ella está llena de su presencia, desde el estallido de color matinal hasta la suave penumbra de la noche, en que los colores desaparecen y se apaga la luz.

Caminando de noche mi retina descansa y los ojos se relajan, pero a la vez se agudiza la visión. Los campos, sin el brillo del día, se perfilan en tonos grises, moteados por las negras siluetas de los árboles, bajo el cielo transparente donde lucen las estrellas. Las montañas se vuelven tímidas sombras en la lejanía y, aunque alguna noche el cielo se ve cubierto de nubes, nunca hay una total oscuridad. La brisa refresca y la temperatura baja a partir de las once de la noche. Después del calor ardiente, el fresquito nocturno invita a acurrucarte en la cama, despidiendo el día. La naturaleza reza conmigo, ella también descansa, aunque los grillos no cesan de cantar y la vida nocturna, de pájaros y animales sigilosos, se despliega en las zonas de arbolado.

Cuando contemplo la naturaleza, que no deja de exhibir su belleza durante todo el día, mi corazón se llena de gratitud y surge un canto. ¡Cuántas poesías se han hecho a la creación! Pero el poeta sólo puede poner la letra; la música la pone el Creador. Atrapado entre tanta belleza que se desparrama, compone los mejores cánticos al Señor de la vida y de todo lo creado. Pienso que quizás un poeta custodiará la creación mejor que un grupo ecologista ideologizado. Sólo se puede amar y cuidar la naturaleza si antes has podido saborear el deleite de un paseo. Disfrutarla, sentirla, sumergirte en ella te hace más cómplice y sensible para el cuidado del medio ambiente.

Hoy, en este rincón de la Noguera, he sentido aquella palabra de Dios cuando crea al hombre. Hoy he podido ver que el hombre está en la cúspide de la creación, y bajo el sol de esa cumbre, puede deleitarse con tanta belleza, cuidarla, custodiarla y amarla. Toda la creación tiene una única razón de ser: ha sido creada por amor a la criatura más excelsa, el hombre. Dios quería el mejor hábitat para el hombre, para su plenitud y su felicidad. Aprendamos a alabar a Dios por tanto derroche de amor.

domingo, 9 de julio de 2017

La cárcel del yo

Hablando con mucha gente he llegado a comprobar que la palabra que más se repite en sus conversaciones es “yo”. Yo, yo, yo, de manera insistente. El yo convertido en un Yo en mayúscula expresa el egocentrismo de tantas y tantas personas con las que he tenido ocasión de hablar. Son de diferentes extractos sociales, tanto cultural como intelectual y económico. Expresiones como “yo digo”, “yo pienso”, “yo hago”, “yo tengo” se repiten en su discurso. Adivino, en estas frases, la tiranía del yo que gobierna sus vidas.

Cuando el yo ocupa el centro del diálogo, de manera reiterativa, estamos hablando de idolatría: el culto a uno mismo. Cuando el tú y el nosotros escasean o no aparecen, estamos delante de una soledad enfermiza e individualista. Cuando el centro de la vida es uno mismo, se inicia un proceso de deterioro psíquico y espiritual.

Son personas que viven instaladas en el narcisismo y en la autocomplacencia, que lentamente van endureciendo su corazón. Viven para sí mismas, se convierten en su propio producto de consumo y viven todas las relaciones con su entorno en función de sus intereses. Poco a poco, se van desconectando de la realidad y de las personas que les rodean. Se convierten en monarcas de sí mismos, sólo importa su existencia y los demás son parte del paisaje, algo residual, un decorado, un banco o un árbol en la acera por donde pasan. Como inevitablemente necesitan de los demás, sus relaciones se reducen a la pura supervivencia, al trato mínimo que no pueden evitar. Pero son relaciones vacías, sin vínculos afectivos, interesadas y mercantilistas.

Cuando se llega aquí, la situación es cada vez más grave porque no se puede negar la dimensión social del ser humano. Ante las barreras psicológicas, la persona encerrada en sí misma buscará paliativos virtuales, gastronómicos o lúdicos para resolver de alguna manera su aislamiento y compensar las carencias emocionales y afectivas. Todo lo compra: autoimagen, personas, estatus, sexo. Vive una doble realidad: lo que es realmente y aquello en lo que se está convirtiendo. El grado de patología llega a ser tan alto que no soporta la vida tal como es.

Quien vive desconectado convierte su hogar o su vida en una cárcel de sí mismo, en una muralla infranqueable. Cuando los demás ya no significan nada para él, cuando los otros molestan, el núcleo de su existencia se va apagando. Porque, aunque no quiera salir de sí mismo, en el fondo de su alma llega a ser consciente de que la soledad como huida no es la solución.

La soledad, que podría ser un espacio de crecimiento, se convierte para estas personas en una vía de escape que las margina cada vez más del resto de la humanidad y que va deteriorando su personalidad.

Son muchas las personas que, quizás sin saberlo, han convertido su vida en una prisión de sí mismos. Viven entre los barrotes del yo porque no han sabido, quizás, digerir situaciones dolorosas, enfermedades, rupturas emocionales, pérdidas laborales o profesionales, crisis o fracasos. Algunas han comenzado ese encierro al fallecer un ser querido. Deciden entonces culpar a los demás, a la familia, a la sociedad, a la suerte… escondiendo la cabeza ante los hechos, porque respirar la realidad resulta demasiado exigente. Es más fácil encerrarse en su mundo que salir de uno mismo. Cuando miras a estas personas a los ojos descubres un terrible abismo. Aunque dicen que hacen lo que quieren, porque lo tienen todo y nadie les pone límites, se están enfrentando al peor de los fantasmas: el vacío. Su carácter se vuelve bipolar, inestable, colérico. Se sumen en constantes contradicciones, les falta armonía y esto se refleja en sus rostros. Pueden aparentar una momentánea satisfacción y tranquilidad, pero de pronto estallan y se convierten en un auténtico huracán. Es entonces cuando la pérdida de su identidad se manifiesta en toda su violencia.

Necesitan vivir en una burbuja, en una atmósfera de autocomplacencia. La brisa de la realidad las dispara y no pueden controlarse. Su aparente normalidad social es un disfraz para tapar su carencia, porque tienen que sobrevivir y aparentar que son alguien. Pero detrás esconden miedos, inseguridad e incapacidad para afrontar cara a cara lo que viven y lo que les ha pasado. En vez de reflexionar, meditar y buscar el silencio que les permitiría ver claro, prefieren una soledad vivida como aislamiento. Es una estrategia defensiva para proteger su fragilidad extrema.

¿Cómo es posible liberarse y salir de esta prisión del egocentrismo? Armándose de coraje y aceptando con humildad lo que ocurre.

El contacto con la realidad, aunque hiera y duela, ayuda a salir adelante. Aunque emocionalmente estés destrozado, aceptar las cosas como son te hace madurar como persona. El silencio y la soledad, cuando aprendes a aceptar tu vida y tus circunstancias, te ayudan a sacar lo mejor de ti mismo. Conviertes la experiencia en una gran lección y una oportunidad para crecer. Cuando uno es capaz de enfrentarse al fantasma más terrible, se da cuenta de que no puede luchar contra él, porque ese monstruo no existe, está sólo en su imaginación. Lo único que hay es uno mismo, simplemente, y una realidad que hay que abrazar tal y como es, aprendiendo de ella por doloroso que sea.

domingo, 25 de junio de 2017

Lluvia dorada

Estos días luminosos el sol baña todo el patio parroquial. El cielo es de un intenso azul y los rayos cenitales acarician las expansivas ramas de la morera. Enfrente de ella, en el otro lado del patio, las acacias alargan sus ramas. Como si la morera y las acacias quisieran unir sus manos para cubrir con su sombra todo el patio.

Pese al calor pegajoso, la brisa que corre bajo las ramas hace más refrescante este espacio y lo convierte en lugar para reposo y diálogo de muchas personas que pasan por el recinto. Si la morera había sido inspiradora, ahora es el conjunto de los árboles el que embellece este lugar de paz.

Suelo madrugar antes de que salga el sol. Durante esta semana, en el tibio silencio matinal, el patio ha amanecido cada día cubierto de una alfombra dorada. Mis pies pisan el oro caído de estos árboles africanos, miles de flores que visten el patio de un color otoñal. El verano y el otoño se abrazan en el patio. Las hojas verdes de la morera y el amarillo intenso de las flores de las acacias tiñen el espacio de un color festivo que hace maravilloso el arranque del nuevo día.

Y me pregunto. Así como la morera se queda completamente desnuda en invierno, dando una imagen de indigencia desolada con sus delgadas ramas a merced del frío y del viento, las acacias tienen otro ritmo. Nunca se quedan sin hojas. En la primavera se secan un poco y adquieren un color grisáceo, pero nunca llegan a quedarse desnudas. En sus ramas anidan las pegas, que me despiertan a las seis de la mañana con sus graznidos. Más tarde, el trinar melodioso del mirlo se convierte en música que me invita a levantarme agradeciendo el nuevo día. Cada día disfruto de un trozo de naturaleza y de un auténtico concierto para los sentidos. Así como al ocaso el ritmo vital desciende para adentrarse en la inmensidad de la noche, al amanecer el día despierta con brío. Ni la noche ni el día son jamás iguales. Danzan en el cielo la luna y las estrellas, y el rumor entre las hojas de los árboles canta diferente cada día. Esos cánticos son un regalo de la creación que, como decía el papa Francisco, todos hemos de custodiar.

Si en el reino vegetal ya se da tal variedad de formas y colores y cada árbol tiene sus ciclos, pienso que también cada persona tiene su ritmo, y este se da de una manera natural y en función de sus momentos vitales. No todos somos iguales. Cuando unos caen otros se levantan, y aunque pueda parecer un contrasentido, esto forma parte del crecimiento humano y de nuestro propósito vital. Hay vida en la desnudez invernal de la morera, aunque sea latente, en su fragilidad. Y hay vida en las acacias que se desprenden de sus flores, alfombrando el suelo de color. Mientras la morera crece en primavera, las acacias sueltan sus hojas. Cuando la morera reposa, las acacias crecen más hacia arriba, como si quisieran tocar el cielo con sus ramas. Toda realidad es bella. Sea cual sea, siempre nos está aleccionando y cada día nos dice algo nuevo si somos capaces de parar y escuchar.

La morera y las acacias están creando una bóveda natural sobre el patio. Sólo faltan unos pocos metros para que sus ramas se toquen y puedan cubrir todo el espacio con su sombra refrescante. Es algo mágico: brazos que se abren para acoger, con dulzura protectora, creando un hábitat donde las personas podemos encontrarnos, convivir y fortalecer nuestros vínculos con los demás.